Subsidios, ¿salario indirecto o distorsión en los costos?

Los nuevos tarifazos en los servicios públicos pusieron una vez más en el centro del debate la discusión en torno a los subsidios del Estado. ¿Por qué para algunos es un salario indirecto y para otros fuentes de distorsión en la economía?

La política de subsidios del gobierno de Cristina Kirchner fue uno de los ejes centrales del debate político en la previa de las elecciones presidenciales de 2015. Mientras que desde el kirchnerismo defendían esa política como un salario indirecto a los trabajadores que permitía dinamizar la demanda y así la economía, desde la oposición apuntaban contra ella como centro del cada vez más creciente déficit en las cuentas fiscales.

La llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada marcó un cambio radical en esta político. El gobierno de Cambiemos apuntó de manera directa contra la línea de flotación de los subsidios.

¿Cuáles fueron las consecuencias de esta decisión?

La principal y más inmediata fue la desbandada de las tarifas de los servicios públicos. Desde el inicio del gobierno de Cambiemos el gas aumentó más del 1.300%, el agua un 1.000% y la luz más de 1.500%.

Ello impactó de manera directa en el poder adquisitivo del salario que no le pudo seguir el ritmo a la inflación.

Por otro lado el peso de los subsidios en el presupuesto nacional cayó (no así el déficit fiscal) y se “sinceraron”, tal como propugnaba el macrismo, los costos de la energía. “Pagar lo que vale”, repiten en la Casa Rosada como un mantra.

Fue en este sentido que el director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) Federico Bernal destacó días atrás el valor de los subsidios en tanto de salario indirecto.

“Cuando se analiza el rol de los subsidios se debe definir para qué se quieren los subsidios. La política de subsidios del gobierno anterior tuvo un objetivo fundamental, fue una política de salario indirecto a toda la población y de corte antiinflacionaria”, dijo Bernal días atrás en diálogo con Radio 10.

“La política de subsidios también permitió desacoplar los precios de la energía de los precios internacionales que pretendían las empresas” dijo y aseguró que la medida tendía hacia una “igualdad social”.

El concepto de salario indirecto deriva de la noción de que, de alguna manera, el subsidio que paga el Estado es una asignación indirecta al trabajador para que no pague de su salario esa porción de la tarifa que es subsidiada.

Es decir que si en un boleta de luz, gas o agua, o en el boleto de transporte público hay un subsidio por 100 pesos por ejemplo, es una suerte de aumento salarial de 100 pesos que el Estado otorga al trabajador.

De esta manera ese trabajador no tiene que destinar parte de su salario a cubrir esa porción de la boleta, porque la cubre el Estado, y puede utilizar ese dinero para comprar otro bien y, de esta manera, favorecer a otro sector de la economía y aportarle así dinamismo.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO