Propinas, derecho de pernada y coimas, la semana de furia de Elisa Carrió

Tras la eliminación de Argentina en el Mundial la referente de la Coalición Cívica parece haberse cargado sobre los hombros la tarea de distraer, a fuerza de exabruptos, la agenda mediática de los problemas socio económica.

Es sabido. Elisa Carrió es impredecible. Así como fue una de las patas fundamentales en la construcción de la Alianza Cambiemos que depositó a Mauricio Macri en la Casa Rosada puede dar en cualquier momento un portazo e herir seriamente a la coalición gobernante.

Ya lo advirtió cuando visiblemente ofuscada por la media sanción al proyecto de ley que busca instituir el aborto legas, seguro y gratuito en la Argentina advirtió que si no había hablado antes era para “no romper Cambiemos”.

Acostumbrados a toda suerte de dislate de la referente de la Coalición Cívica, esta semana sin embargo no dio respiro y protagonizó un escándalo tras otro. Incluso no faltaron quienes aventuraron que tras la eliminación de la Argentina del Mundial de Rusia el gobierno necesitaba cambiar el eje de la agenda mediática de la más que complicada situación socio económica por la que atraviesa el país.

Y pareciera que Carrió jugó a la perfección el papel de pantalla en los últimos días.

La socia de Macri arrancó la semana dejando mal parado al mandatario a quien trató de ingenuo. De acuerdo con Carrió a Macri lo engañaron acerca de cómo saldría la votación por el aborto en Diputados y aseguró que fue ingenuo.

El jefe de Gabinete Marcos Peña tuvo que salir a desmentirla al día siguiente y advirtió que Macri habilitó el debate por convicción.

No conforme con ello aseguró que “era un orgullo entregarle la virginidad a un obispo. Entonces si después puede abortar, la verdad que queda impune el delito”. Carrió desconoció el debate en materia de salud pública que hay detrás de la discusión por el aborto y aseguró que su legalización sólo servirá para encubrir abusos.

Luego presentó una insólita propuesta para dinamizar a la más que estancada economía argentina: “A la clase media y alta le pido que de propinas y changas”.

Las críticas no se hicieron esperar y hasta apareció un mozo que recordó que tras atenderla en el bar en el que trabaja en La Plata, la Diputada le dejó apenas cinco pesos de propina.

Y Carrió la siguió en Twitter: “Lo que dijo el mozo que le di los $5 pesos y monedas es cierto por un café y dos tostados era la única plata que tenía le mostré la billetera y le pedí perdón, cuando vuelva a La Plata (o sea 200 km) le voy a llevar más”.

No conforme con ello intentó volver a explicarse el miércoles durante la sesión en el recinto y cometió un furcio para el recuerdo: “Quiero aclarar lo que dije sobre la necesidad de que sigan las propinas y las coimas”.

El lapsus desató murmullos en el recinto y Carrió se dirigió de inmediato al jefe del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi, para convertir su fallido un ataque a la oposición: “Lo miré a usted y me acordé del hermano de Rossi y me vino el lapsus de las coimas”.

Carrió enfatizó que “los cartoneros trabajan, las manicuras trabajan y mucha gente que corta el pasto trabaja”, por lo que insistió en que dar propina “es una forma de solidaridad en momento de crisis”. Y concluyó su semana de furia: “El progresismo estúpido no sabe lo que son los pobres”.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO