El dólar acentúa el rojo de la economía

El dólar retomó su senda alcista y cerró la semana cerca de los $30: a $29,76, configurando un nuevo máximo histórico y llevando la depreciación al 54,7% en lo que va del año. De esta manera, el peso es la moneda que más se ha devaluado en la región.

El dólar no tiene techo. Ni la recalificación a país emergente (decisión que recién se concretará el año próximo) ni los millones prestados por el FMI, ni la suba exponencial en las tasas de interés, ni la intervención del Banco Central parecen alcanzar para detener la demanda por el dólar, frenar la fuga de divisas y evitar la devaluación que impacta en todos los precios, carcome los bolsillos del ciudadano de a pie y espanta al mercado.

El dólar ha retomado su senda alcista y cerró la semana cerca de los $30: a $29,76, configurando un nuevo máximo histórico y llevando la depreciación al 54,7% en lo que va del año. De esta manera, el peso es la moneda que más se ha devaluado en la región.

No pudo frenar las turbulencias ni el aumento en la oferta de divisas por parte del Central, que tras el acuerdo con el fondo prometió subastar US$100 millones diarios, pero el jueves el ofrecimiento pasó a US$150 millones y ayer se triplicó hasta llegar a los US$300 millones.

El impacto en el ciudadano de a pie

Pero, ¿por qué ante un “estornudo” del mundo (de Estados Unidos en particular), la Argentina enferma de pulmonía mientras otros países apenas se resfrían?

Entre los síntomas que explican el cuadro argentino se encuentran el creciente endeudamiento, con plazos de vencimiento cada vez más cortos, sumado a la debilidad política del Gobierno, la caída del poder adquisitivo y un conflicto social que detonan en una inestabilidad que no se encausa. Tal cóctel es un caldo de cultivo para la desconfianza de los mercados.

“Hoy, la Argentina tiene US$360.000 millones de deuda. Entre hoy y marzo le vencen US$56.000 millones y los dólares genuinos no entran. En ese contexto, todo lo que ocurre en el mundo nos pega el doble”, explica el economista y exdiputado, Claudio Lozano.

Frente a este escenario, ¿la devaluación encontrará techo? El dólar que busca el FMI es el más alto posible, según se desprende de la Carta de Intención suscripta por el Gobierno. “La lógica de esta política es que, mientras más alto sea el dólar la fuga de capitales (por la corrida cambiaria, entre enero y mayo se escaparon US$13.602 millones) se volverá más cara y se limitará; también, al licuar el poder adquisitivo del mercado interno, junto a la alta tasa de interés que ponen a la Argentina en recesión, caerán las importaciones y se restringirá la salida de divisas por esa vía”, precisa el economista.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO