Botellas rotas, pila de basura y restos de rituales: así están las playas de las afueras de Mar del Plata

“La Feliz” nunca se destacó por ser una ciudad balnearia limpia y arreglada, y este año tampoco es la excepción. Pero ahora, además, se ve abandono en diversos lugares. Las playas de Camet son un verdadero basural.

La mugre es una característica central del paisaje que puede “disfrutarse” en Mar del Plata, la ciudad balnearia insignia de la Costa Atlántica. Por donde se camine, está todo sucio. De norte a sur, La Feliz muestra a carne viva el mal estado en el que se encuentra. Pero eso no es una novedad; es cierto. Desde hace décadas aflora esta misma situación. Pero hay un sector de playas, en la zona de Camet, donde el abandono y la desidia del municipio muestran la peor expresión.
La playa del terror

Las Delicias es hoy sin duda una de las más riesgosas para la salud. Quienes veranean en Camet tienen kilómetros de mar y arena imposibles de disfrutar; aún así, la gente intenta en los huecos limpios apoyar su sombrilla y tirar la lona o la reposera para tomar mate bajo el sol.

Y no bastó que en enero una nena de 3 años muriera aplastada por el derrumbe de un acantilado. En el lugar, sigue todo igual un mes después de la tragedia. El cartel de “peligroso” pintado en aerosol por los guardavidas es el único que alerta a los turistas a no ubicarse tan cerca de las piedras, que frecuentemente tienden a desmoronarse por estar en contacto constante con las olas.

Las playas de Camet tienen de base un problema central: hay un desagüe pluvial que va directo a la arena. Sí, toda la mugre que los habitantes tiran a la calle, desembocan en esas playas. ¿Y alguien hace algo para mantenerlas limpias? El mar actúa de barrefondo y a sobrevivir como se pueda.

“Esta playa es una de las mas riesgosas y peligrosas de la ciudad. La basura desborda y nadie hace nada. Lo único que sí hicieron, y hay que reconocer que mejoró la calidad del mar, es que llevaron a una profundidad más extrema el desagüe cloacal y eso permite que hoy uno pueda seguir metiéndose al mar”,Laura, profesora de Geografía y vecina de la zona.

Su marido, que hoy es el encargado de cuidar la playa por la mañana, hace siete años casi pierde una pierna porque cuando se metió al mar a rescatar a un turista se cortó los tendones con una botella.

“Es importante darse cuenta que todo lo que tiramos a la calle va a parar a algún lado. Si somos responsables y educados, esto no estaría sucediendo. Además se suma que el municipio no manda camiones a limpiar diariamente la playa”, opinó la docente.

Gabriela vino de Buenos Aires a pasar enero en la casa que su pareja tiene en Parque Camet. Es la tercera temporada que pasa el verano en esas playas y coincide con Laura: “La mugre es realmente alarmante. Es de terror. Y este año es peor que nunca. Está totalmente abandonada y figura como playa porque por esa razón hay guardavidas”.

Y continúa: “Hay días donde se ve un poco menos de desechos porque se los lleva el mar y hay otros que realmente no podes sentarte como hoy: pila de basura, botellas y hasta restos de rituales que estuvieron haciendo diversos grupos porque los vimos”. Esta periodista fue testigo de las decenas de personas con túnicas blancas y la imagen de la virgen que invadieron la playa, y al día siguiente dejaron sus huellas: flores, velas, frutas y gallinas desangradas.

Así como están las playas se encuentra el famoso parque que resaltaba la zona por su imponencia. Calles rotas, obras paradas y múltiples microbasurales forman parte ahora del paisaje cotidiano de Parque Camet que se agrava ante cada nuevo temporal. En el lago hay tirados hasta ¡monitores! Los vecinos hicieron innumerables denuncias y cuando fue consultado al respecto, el intendente de Mar del Plata, Jorge Arroyo, respondió: “Ocurre que veinte años de abandono no se pueden resolver en diez minutos”.


En declaraciones a El Marplatense, el jefe comunal quiso destacar que incorporó policías al Parque Camet para que “sea un lugar seguro”. Los efectivos estuvieron presente solamente los lunes y martes de enero porque el amplio campo verde que tiene el lugar fue utilizado para ofrecer conciertos gratuitos. “A la noche que está todo oscuro porque ni una luz funciona no hay nadie, es la boca de Lobos”, describió a este portal Walter, otro turista que fue a pasar 15 días a Camet.

“Ésta es la punta del ovillo, ahora hay que desenrollar la lana”, resumió el polémico intendente de Mar del Plata. Ojalá teja algo con esa “lana” y empiece por al menos sanear las playas que diariamente son reservorio de los desechos pluviales de toda la ciudad.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO